A la italiana, con sufrimiento y entrega, la Juve conquistó Wembley

Uno podría decir que Higuaín y Dybala colocaron a la Juve en los cuartos de final de la Champions, que una dupla argentina conquistó Londres -y todo pensamos en Las Malvinas-, pero a fin de cuentas, la Juve fue más italiana que nunca para sacar una serie que, a falta de 45 minutos estaba fuera de sus manos y con pocas posibilidades reales de revertir el curso de la misma.

Y no es mezquindad hacia los delanteros que lograron los dos goles que colocaron al campeón de Italia en la siguiente fase de la mejor competencia de clubes del planeta, de hecho Higuaín merece todos los reconocimientos del caso por su juego en Wembley, con un gol típico de un cazador de área y con una asistencia de crack para que su compatriota liquidara a los Spurs.

Pero si hablamos de un juego típico del país de la bota, hay que revisar lo realizado en el sector defensivo.

Ahí se lucieron dos pilares que extrañaremos muchísimo en Rusia: Gianluigi Buffon y Giorgio Chiellini.

El primero fue factor en la primera parte, cuando el Tottenham vivía sus mejores momentos y bombardeó al meta italiano, quien reaccionó muy bien en casi todas, solo en el gol, donde no pudo mantenerse de pie.

Chiellini interpretó el papel que mejor le queda, el de guerrero incansable, que no ha terminado de desviar un remate cuando ya está buscando bloquear la segunda oportunidad del rival, que cubre, corre, mete la pierna, la cabeza, se barre, hace todo lo que le sea posible para evitar ataques peligrosos del contrario.

Esta vez el letal delantero inglés Harry Kane no pudo con Chiellini, la espuela y el gran nivel que mostró el italiano fueron mucho para el joven atacante.

Y luego, más allá de las sobresalientes actuaciones de estos dos veteranos, la Juve se apegó a un guion muy conocido por ellos.

Lo mejor de los equipos italianos, llega cuando están contra la pared. Aunque el cero a cero los dejaba afuera, parecía que los de Allegri no se sentían tan amenazados u obligados.

El técnico italiano puso a sus mejores hombres ofensivos disponibles, y en el banquillo no le quedaron muchas opciones de ataque. Al verse atrás en el marcador Allegri eligió incluir un lateral y sacar un volante central y casi inmediatamente tuvo que realizar el segundo cambio por lesión del central Benatia. En su lugar ingresó otro lateral (Lichtsteiner).

A la postre el suizo fue clave para el empate, pues envió el centro que Khedira peinó para habilitar a Higuaín y poner el 1-1.

El segundo gol fue un contragolpe en el que Higuaín puso un pase de maestro para que Dybala colocara en ventaja a la Juve.

A partir de ahí todos sabíamos lo que iba a suceder y el resultado iba a depender de la ejecutoria de la Juve en su apuesta ultra defensiva.

Pero los de Turín ejecutaron con la maestría de un equipo cuyo pecado ha sido fallar en los últimos 90 minutos de la Champions ante dos rivales de muchísima categoría como lo fueron el Barcelona y el Real Madrid.

Así como hay una canción llamada Amor a la Mexicana, debería de existir una tarantela con el nombre victoria a la italiana, cuya letra cuente una tragedia que contenga final feliz, muy trillada, que todos sepamos el final antes de llegar a él, pero que entretiene a quien la escucha.

Leonardo Pandolfo

Leonardo Pandolfo

Periodista deportivo con más de diez años de experiencia en la radio, televisión y prensa escrita nacional.
Leonardo Pandolfo



Comentarios (FB)
Compartir

1 respuesta

  1. Para mí, en el partido de ida, los Spurs le metieron un repaso muy muy serio a la Juve. Vale que quedaron 2-2, que la Juve falló un penalti para el 3-0 y demás. Pero lo que es en fútbol, en físico, en control del partido y demás me pareció casi un milagro que la Juve aguantara el 2-2. Además, viendo lo fuerte que están los ingleses en casa me cuesta creer que la Juve pueda aguantar el ritmo de partido que impondrán los Spurs. Me imagino un contexto de 0-0 en la segunda parte, la Juve se tendrá que estirar sí o sí y a Pochettino metiendo a Son, Moura, etc para dinamitar a la contra Y ya digo que dudo que la Juve aguante al descanso con 0-0. Los Dembelé, Alli, Eriksen, Dier, Lamela me parecen mucho más preparados (ya lo han hecho este año más veces ante el Real Madrid por ejemplo) para tener balón y minimizar las contras de la Juve que Khedira, Matuidi (no jugó la ida), Pjanic (totalmente desbordado en la ida), etc. Higuaín entre algodones, Dybala recién salido de lesión, Alex Sandro que quizás no sea ni titular hoy, Mandzukic y Cuadrado fuera Todo lo que no sea el pase de los ingleses a cuartos me parecería una sorpresa a tenor de lo visto en el partido de ida y al momento físico/futbolístico de ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *