Algunas notas sobre “El Clásico”

“Los clásicos son partidos diferentes”. Los jugadores repiten esto casi tanto como aquella frase de que “hay que seguir trabajando”.

Son diferentes por el nivel de exigencia, porque le pueden cambiar el momento a los dos equipos ,y porque en ocasiones requieren de movimientos o cambios especiales.

Para un clásico un inamovible puede ir a la banca, un joven titular puede quedar en el banquillo, el sistema táctico puede variar y lo más importante, se pueden tomar riesgos y sorprender al rival para tratar de sacar ventaja.

Vladimir Quesada hizo un par de cambios en zona baja, uno era necesario y el otro se podía ver como una precaución extra.

El nivel de Heiner Mora ha bajado considerablemente en los últimos partidos. Lo sucedido ante Grecia, el error en la salida y el penal que comete por frustración, tal vez fueron los puntos álgidos, pero desde el inicio de este certamen, el “Titi” no ha lucido tan sólido como antes y ha pasado malos ratos en la zaga morada.

Jordan Smith, aunque no es un chineado de la afición morada, ha mostrado más regularidad y seguridad en el puesto de lateral derecho. La ventaja de Jordan, especialmente en este momento, es que sus principales aportes son en defensiva, además de distinguirse por los excelentes cambios de juego que realiza, usualmente teniendo como destino a Colindres en el ataque izquierdo.

Si Smith provee seguridad y salida pronta hacia el otro costado o hacia la misma banda con Venegas, se veía venir esta variante como algo natural por el rendimiento mostrado por parte de ambos jugadores y por las necesidades al enfrentar a un equipo que venía fuerte en ofensiva.

Lo de Alexander Robinson en lugar de Medina y lo de Joseph Mora sustituyendo a Luis Hernández, fue algo meramente por la experiencia de ambos en detrimento del menor recorrido de Medina y Hernández.

La otra decisión clave de Quesada fue el riesgo de colocar en la cintura del equipo morado a Michael Barrantes en solitario, como único volante marcador.

La zona media alajuelense venía siendo punto alto desde la llegad de López junto a la conexión que establece tanto Rojas como con McDonald.

Si Saprissa iba a plantear un cambio en el esquema, en lo personal, pensaba que iba a ser la inclusión de Robinson o de Medina como contención, para apoyar a Barrantes en la interrupción de la generación ofensiva rojinegra.

El cambio que parecía razonable: consistía en no alinear a Angulo y en su lugar colocar a un contención nato, dejándole la responsabilidad de la creación de futbol a Mariano Torres, apoyándose en los costados con Venegas y Colindres.

El cuerpo técnico morado se la jugó dejando a Marvin Angulo como titular y sólo colocando a Barrantes como marcador. Angulo anotó y Barrantes demostró que no necesito de apoyo para apagar a López, Garrido y el resto del medio campo alajuelense.

Apuestas, sorpresas, momentos para levantar el nivel o para demostrar que se está listo para la titularidad permanente.

De esto también se trata un clásico, y Saprissa obtuvo todas las ganancias en el juego más importante del campeonato nacional costarricense.

*Foto FB Deportivo Saprissa

Leonardo Pandolfo

Leonardo Pandolfo

Periodista deportivo con más de diez años de experiencia en la radio, televisión y prensa escrita nacional.
Leonardo Pandolfo



Comentarios (FB)
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *