El Imperio del Mal está de regreso

No es una nueva película de Star Wars, aunque de ahí fue que salió el apodo para una de las franquicias más amadas y odiadas en el deporte internacional.

En el 2002, el dueño de los Red Sox dijo que su equipo estaba librando una batalla de jedis contra el Imperio del Mal, refiriéndose a los Yankees, que con su poderío económico pueden comprar los mejores jugadores y armar super equipos a base de billetera.

Esta característica ha hecho que los Yankees ganen fanáticos y detractores con mucha facilidad, pero lo cierto del caso es que, si usted no ama a los neoyorquinos, seguramente los odiará, y se identificará con Larry Lucchino, encargado de bautizar a esta franquicia como el Imperio del Mal.

Desde el 2009 los Yankees no protagonizan una Serie Mundial y los Mulos no quieren llegar a la década de abstinencia de títulos.

En la pasada campaña, los Yankees volvieron a ser protagonistas tras algunos años un poco oscuros, gracias a la explosión del novato Aaron Judge y la regularidad de jugadores claves como Didi Gregorius, Brett Gardner y Gary Sanchez.

Pocos esperábamos que los Bombarderos del Bronx llegaran hasta la final de la Liga Americana, en la que cayeron ante los eventuales campeones de la Serie Mundial, los Astros de Houston.

Ese protagonismo alegró a los dirigentes de la Gran Manzana y para este 2018 los Yankees volvieron a sus raíces y soltaron la billetera para adquirir al bateador más poderoso de las Grandes Ligas, el reinante MVP de la Liga Nacional Giancarlo Stanton, quien en 2017 lideró as Mayores en cuadrangulares y carreras impulsadas con 59 y 132, respectivamente.

Tener a Judge, Stanton y Sánchez en el corazón de la ofensiva será un dolor para la mayoría de los lanzadores rivales, especialmente para los zurdos, pues los tres bombarderos son diestros.

Una vez más los Yankees son el equipo a vencer por los 29 restantes contendientes y eso, lejos de generar desinterés por parte de los aficionados de los otros clubes, más bien sube las acciones de la temporada 2018 de las Grandes Ligas.

Más de la mitad del planeta quiere ver caer a la fuerza oscura del Imperio del Mal, ojalá, gracias al esfuerzo mítico de algún humilde contrincante con menos recursos y probabilidades que los super favoritos Yankees, para terminar de darle tintes de una magnífica epopeya digna de la pantalla grande, nunca mejor representada en la vida real que en 2001, cuando los Diamondback los vencieron en el séptimo juego de la Serie Mundial.

Leonardo Pandolfo

Leonardo Pandolfo

Periodista deportivo con más de diez años de experiencia en la radio, televisión y prensa escrita nacional.
Leonardo Pandolfo



Comentarios (FB)
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *