La debacle del monarca

Jafeth, responsable del derrumbe del campeón.

Empecemos por el principio: al técnico del Herediano se le olvidó la máxima de que equipo que gana, repite.

Sin embargo, después de derrotar a San Carlos 2-0 en la ida de la semifinal, hizo dos variantes en su formación para el partido de vuelta y así, Heyreel Saravia y Gerson Torres sustituyeron a Jimmy Marín y Gerardo Lugo, curiosamente, la sociedad que gestó el 1-0 ante los norteños.

Puede que Marín se encontrara limitado físicamente, pero lo de Lugo no tiene explicación, en tanto fue una de las mejores figuras del equipo.

Reconocerle a Jafeth Soto el repunte del campeón nacional en el Clausura, después de asumir la dirección técnica tras el paso fallido de Hernán Medford, que dejó al Team hundido en la zona baja de la tabla.

Jafeth motivó a sus discípulos y con base a partidos en que fue prioritario el resultado sobre el espectáculo, lo condujo a la antesala de la consagración.

Sin embargo, y lo apuntamos en otros espacios, Soto como estratega, convirtió a la mejor nómina del torneo en un equipo atrincherado, especulativo, excesivamente prudente, poco emotivo, que abandonó la pasión y el fútbol envolvente que lo hizo campeón con Marvin Solano y Odir Jacques, solo para jugar al resultado.

Con Jafeth, el equipo logró los resultados que le convenían y lo fueron llevando a la semifinal, pero en ésta, falló aparatosamente, precisamente en el partido en que más convenía ser resultadista.

No poder, ni saber sostener una ventaja de 2-0 y menos tener capacidad para defender un 1-1 en el juego de vuelta, que obligaba al rival a anotar tres goles para sobrevivir, no tiene otro calificativo que fracaso y el responsable de esa debacle tiene nombre y apellidos: Jafeth Soto Molina.

En los minutos posteriores al derrumbe del monarca, su técnico asumió honestamente toda la responsabilidad del monumental traspié.

Señalemos eventuales errores puntuales del técnico del Herediano.

Insistir con adicción en alinear a Omar Arellano como defensa izquierdo, posición en la que, juego tras juego nunca se vio cómodo. Se sostuvo porque el mexicano tiene recorrido y mucha técnica, pero no se movía con la naturalidad de un Junior Díaz, archivado por el estratega.

Inexplicablemente le quitó al cuerpo del equipo los pulmones, y sin ellos, la respiración se dificulta y la falta de oxígeno conduce a la muerte, que fue lo que sucedió en el Carlos Ugalde.

El fichaje de Yeltsin Tejeda, enorme jugador, tuvo un costo altísimo para el monarca: Jafeth congeló a Oscar Esteban Granados, alma, vida, sangre, pasión del equipo. Las características físicas, tácticas y técnicas de Tejeda son distintas a las de Granados y lo hicimos notar en varias oportunidades en otras notas.

Con Yeltsin, el Herediano se tiró para atrás, dadas las características de su número 10, un “caza piernas”, un volante central de marca fiera, sin las piernas ni el aire de pasar a la ofensiva con la agresividad y verticalidad de Oscar Esteban, un volante con gol.

También, cuando Jafeth decidió jugar al 4-5-1, tras la venta de Yendrick Ruiz al fútbol boliviano, se apuntó a José Guillermo Ortiz como ariete solitario, a quien en pocas ocasiones le dio un socio para presentar una formación más ofensiva. Fueron mucho menos, incluido el juego en Ciudad Quesada, donde Ortiz jugó sin acompañante desde el inicio.

Aldo Magaña, Minor Escoe, Berny Burke, Antonio Pedroza e incluso el mismo Lugo, fueron más relevistas que titulares, decisión técnica que limitó la ofensiva del Team y lo convirtió en un equipo agazapado, cuando era el gran favorito para retener la corona, precisamente por contar su técnico con una nómina construida y lista para volar.

Gaetano Pandolfo Rímolo

Gaetano Pandolfo Rímolo

Periodista deportivo. A lo largo de sus 48 años de experiencia se ha ganado el respeto de todos gracias a sus polémicos pero acertados criterios.
Gaetano Pandolfo Rímolo

Latest posts by Gaetano Pandolfo Rímolo (see all)




Comentarios (FB)
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *