La historia de un “proceso” que fracasó desde el primer día

Nicolás Dos Santos no era el técnico que la dirigencia de Liga Deportiva Alajuelense quería para su primer equipo, ese era Rubén Israel, quien una vez nombrado y presentado, se fue a su país y no regresó.

Tras haber sido plantados por su recién contratado estratega, los dirigentes manudos decidieron confiarle el equipo al preparador físico que traía Israel. Ese era el rol que Nicolás Dos Santos iba a desempeñar en el club erizo.

¿Por qué no acudieron en ese momento a un ex jugador manudo, alguien de la casa, con experiencia como técnico y además que conozca lo que significa dirigir en Costa Rica?

El orgullo de no aceptar el fracaso en la gestión que realizaron por traer un cuerpo técnico extranjero probablemente fue lo que más inclinó la balanza para no tirar a la basura el “proceso” que Israel le vendió a la dirigencia manuda.

La continuación del “proceso” duró un par de meses, en el que el equipo Alajuelense clasificó a la segunda fase y volvió a tener posibilidades de pelear por el título, prioridad número uno del equipo manudo.

Precisamente la obsesión por el título hizo que la dirigencia finalizara este “proceso” tras los dos primeros partidos de la cuadrangular, en los que los manudos dejaron ir un triunfo en casa ante Saprissa y una semana después cayeron en Guápiles.

La derrota en el clásico, tras estar ganando 3-0 a falta de 24 minutos para el final del partido, fue la gota que derramó el vaso, pese a que las declaraciones de la dirigencia tras el empate a tres indicaban que Dos Santos estaba seguro en su puesto, pero que estarían evaluando su trabajo semana a semana.

La decisión se toma un partido después, probablemente con Dos Santos condicionado a una victoria en Guápiles para seguir sentado en el banquillo rojinegro, algo que no se dio y se rompe el “proceso”.

Con un punto en dos juegos, y de cara a dos partidos de vida o muerte ante Herediano, las opciones de Alajuelense para forzar la final son escasas.

¿La dirigencia piensa que Luis Diego Arnáez puede rescatar el barco y llevar a la Liga a la final? O ¿traer al “Flaco” es un nuevo mensaje de que la causa no está perdida, pese a los fallos que se han tenido desde que inició este torneo y el “proceso” de Israel, Dos Santos y ahora Arnáez?

A Arnáez le puede ir bien, la Liga puede bajar a Herediano de la cima en los próximos dos juegos, y eso tal vez le puede abrir las puertas para permanecer en la casa manuda, pero que la dirigencia no se acredite el mérito si esto llega a suceder, pues su “proceso” fracasó desde el día que inició.

Leonardo Pandolfo

Leonardo Pandolfo

Periodista deportivo con más de diez años de experiencia en la radio, televisión y prensa escrita nacional.
Leonardo Pandolfo



Comentarios (FB)
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *