La importancia de conformar un buen cuerpo técnico

Estoy seguro que ningún dirigente deportivo de la Federación Costarricense de Fútbol se quiere enfrentar hoy al problema mediático de lo que pasa con la Selección Nacional. Y si uno se pone en sus zapatos, quizá podría pensar igual.

Sin embargo, para mi gusto, la solución alternativa no es quitar al Macho Ramírez sino revisar la conformación de su cuerpo técnico.

En la era moderna los equipos de alto nivel del fútbol internacional han venido haciendo el trabajo de nombrar un buen entrenador y luego de que este sale, por las razones que sean, sus asistentes asumen con total capacidad la dirección técnica del club.  Bueno, este proceso no va bien en Costa Rica.

La FEDEFUTBOL debería considerar quiénes acompañan al Macho en la dirigencia de la Selección Nacional Masculina Mayor de Fútbol (hago la salvedad, porque selecciones tenemos en muchos deportes).

Pensar en que Oscar Ramírez -quien desde hace varios juegos viene debiendo en variantes tácticas durante los partidos eliminatorios- vaya a cambiar o mejorar sus planteamiento de noviembre a junio es inocente. Su capacidad no da para más de lo que nos ha mostrado.

Pep Guardiola ha hablado de lo trascendental que es el cuerpo técnico: “Mira, los entrenadores estamos muy solos y lo que queremos tener a nuestro lado es fidelidad. En los momentos de soledad, en aquellos en que las cosas no van bien, que son momentos que siempre existen y siempre existirán, el entrenador quiere tener cerca a gente en la que poder creer y confiar”.

Hoy en día en el fútbol, como en los demás aspectos de la vida, no solo se necesita saber o ser experto en la materia para la que se trabaja, sino también rodearse de personas con distintos conocimientos y especialidades que permitan fortalecer la toma de decisiones.

Si queremos lograr resultados similares a los vividos en nuestro mítico Brasil 2014, algunas figuras de la Selección Nacional Masculina deberán ser los sacrificados. No solo debemos hablar de jugadores que se bajan del avión sino también de miembros del cuerpo técnico en general.

No debemos omitir que esto es deporte del más alto rendimiento, y amparado en sus más claros principios de exigencia, eficacia y eficiencia, quien no cumpla, no puede participar de él.

Algunas personas han hablado de capacitar al Macho Ramírez, con lo que estoy también de acuerdo, pero no tenemos tanto tiempo. Si queremos lograr resultados destacados en la próxima Copa del Mundo, además de capacitarlo, debemos conformarle un buen equipo asesor que le permita llevar ese barco al mejor puerto posible. Aún estamos a tiempo.

Minor Monge Montero

Minor Monge Montero

Educador Físico. Actualmente trabaja en el ICODER, como Coordinador Técnico de Juegos Deportivos Nacionales. También es profesor universitario.
Minor Monge Montero



Comentarios (FB)
Compartir

1 respuesta

  1. Jorge antonio muñoz Guillén Jorge antonio muñoz Guillén dice:

    De acuerdo con el artículo Minor . Más con el párrafo sétimo donde se habla de tener un equipo de trabajo que responda a las exigencias de la época y sea también orientador en las falencias del entrenador . A la fedefut no le queda mucho para el análisis . Quitar el entrenador no es la mejor opción ya qué hay estudios que indican que no es el mejor camino para la organización porque se ocultan muchos vicios y se vuelve a caer en lo mismo .
    Todo queda mucho en lo que expones . Ellos deberían revisar la metofologia de trabajo . Lo que quieren no se evidenció claramente en la eliminatoria y menos en los dos últimos fogueos . El seguimiento de los jugadores en sus equipos según lo demostrado en cancha no evidencia que estén en condiciones de rendir en alta perfomanse . Ese aspecto del seguimiento se da en la preparación deportiva ya que los jugadores provienen de diferentes ligas y además los estados de rendimiento son diferentes al estar en periodos de competencia o no .
    Hay que saber mucho de ellos para buscar homologar hasta donde se pueda rendimientos . Eso sin contar las lesiones que han tenido queves otro cantar. Incisto comulgó con tu columna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *