Ni Costa Pobre ni La Muerte del grupo de la Muerte

 

Hace cuatro años en Uruguay titulaban “Costa Pobre” y se frotaban las manos para el debut de su selección en el Mundial de Brasil 2014. Costa Rica daba tumbos en los fogueos previo a la cita mundialista y pocos le teníamos fé a La Sele, muchos decíamos que íbamos a ir a hacer el ridículo a Brasil. Pero bueno, ya conocemos como terminó esa historia.

Ojo, no quiero decir que en Rusia tendremos una repetición de la maravillosa y extraordinaria –“Fuera del orden o regla natural o común”, definición de la RAE- actuación del hasta entonces humilde país futbolístico centroamericano.

Pero si quiero echar el casete para atrás porque en este momento muchos estamos pensando que La Sele no tendrá oportunidad de ganarle a ninguno de sus rivales si juega como lo ha hecho ante Inglaterra y Bélgica. Y sí, si jugamos de esta forma no tenemos oportunidad de nada, pero cuando empiece la fiesta estamos seguros de que los ticos mejorarán su rendimiento con la motivación que eso implica.

Hay que ver hasta donde nos da con ese incremento en el nivel que tendrá La Sele del Machillo una vez que debutemos en Rusia, porque el grupo no es fácil y la ausencia de volumen ofensivo y las lagunas en defensa sí son realmente preocupantes, sobre todo esto último, que parece ser la especialidad de nuestro técnico.

Mi intención no es dar un pronóstico, simplemente traer a la mesa el tema de hace cuatro años para darnos cuenta que, ni cuando nos ofendimos por lo de “Costa Pobre” -con toda razón porque nadie puede difamar a mi país-, aunque pensábamos igual que el medio charrúa con respecto al nivel futbolístico de nuestra selección, ni ahora, La Sele es el peor equipo en el planeta, pero tampoco podemos pensar que Brasil 2014 es el nuevo suelo de nuestro combinado patrio.

Brasil 2014 fue una experiencia anecdótica, que nos sirvió para festejar y sentirnos más grandes de lo que realmente somos en el panorama mundial. Sirvió para que ahora tengamos más jugadores en tres de las mejores ligas del planeta y para que otros jugadores consiguieran mejores contratos.

También sirvió para que la Fedefutbol recibiera una inyección económica nada despreciable y que se ve reflejada en la infraestructura que tenemos en el Proyecto Gol -un lujo para nuestra realidad- y para que nuestra selección pueda foguearse con mejores rivales, porque nuestro nombre caló en países en los que no estaban muy seguros de si éramos una isla caribeña o un pequeño país en suelo continental en el medio del continente americano.

¿Y Rusia 2018 para que nos servirá?

De eso podremos hablar a finales del próximo mes, pero de momento no nos sintamos los peores ni pensemos que la historia de hace cuatro años se repetirá de cabo a rabo.

Leonardo Pandolfo

Leonardo Pandolfo

Periodista deportivo con más de diez años de experiencia en la radio, televisión y prensa escrita nacional.
Leonardo Pandolfo



Comentarios (FB)
Compartir

2 Respuestas

  1. Johnny Alvarado Cascante dice:

    Excelente comentario. Antes no nos conocían. Ahora, tienen mucho cuidado al jugarle a Costa Rica. Hay que preguntarle a Uruguay lo que ocurrió con Costa Rica en Brasil y se sacarán conclusiones. Adelante muchachos.

  2. Ricardo Valverde dice:

    Lugar 30 de 32 selecciones. Fuimos Costa Pobre, y bien pobre!!!. Del mismo modo que el éxito tiene sus razones y antecedentes, el fracaso también los tiene. Quien quiera leer y aprender, que lea y aprenda:
    https://www.rankia.us/blog/comstar/2400098-dirigentes-echan-abajo-sueno-ciudadano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *