Presión florense asfixió al líder

Desde el pitazo inicial, la intención de Herediano fue muy clara. Había que ir a incomodar a Saprissa en su propio terreno. La presión fue la principal arma de los florenses para terminar con el invicto de los morados.

Saprissa eligió poner tres centrales y sacrificar a un volante. Ante esto, Herediano decidió adelantar sus líneas y provocar que el partido se jugara mayoritariamente en el terreno saprisista.

Cada vez que Saprissa intentaba salir de su sector defensivo, venía la presión asfixiante de los locales, con el objetivo de cortar los circuitos tibaseños

Venegas y Colindres quedaron aislados en las bandas, casi como náufragos. El centro de la cancha se le hizo inmenso a Barrantes y Torres parecía un satélite, buscando sin éxito un socio para arrimarse y construir algo.

En Herediano Allan Cruz fue la gran figura y el partido lo premió con la única anotación del partido, que se da antes del minuto 20 de la inicial, en una gran jugada que tuvo una conexión triangular entre Landín, Aguilar y Cruz, quien recibió la pelota dentro del área, afinó la puntería y fusiló al portero morado con un remate que besó el vertical y se metió hasta el fondo de la red.

Herediano hizo el desgaste en la etapa inicial y pudo haberse ido al descanso con un gol más a su favor, pues tuvo al menos dos ocasiones más para vencer a Aaron Cruz, una de ellas en la cabeza de Yendrick Ruiz, que no pudo pegarle bien a la pelota, pese a la mala salida del portero capitalino.

En el complemento Herediano reculó y esperó a ver que decisión tomaba Saprissa al respecto. El partido fue más abierto, se jugó en ambas mitades, pero no tuvo grandes emociones ni llegadas en extremo peligrosas.

Saprissa salió un poco más, pero esta vez su ofensiva no fue lo contundente que había sido en tres de los primeros cuatro encuentros. Le hizo muchísima falta el aporte de Colindres, quien estuvo en la cancha, pero no marcó diferencia. Lo mismo se puede decir de Venegas, a quien parecen quedarle pocos minutos de titularidad disponibles, pues es inevitable que Bolaños y Rodríguez empiecen a tener minutos a partir de los próximos encuentros.

La zaga florense lució muy sólida cuando tuvo que decir presente para garantizar el cero en su marco y hacer suficiente la conquista tempranera de Cruz.

La victoria era más que necesaria para los florenses, que buscan retomar el protagonismo del certamen anterior, y que es lo mínimo que se puede esperar de una planilla tan extensa y competitiva como la de los rojiamarillos.

Leonardo Pandolfo

Leonardo Pandolfo

Periodista deportivo con más de diez años de experiencia en la radio, televisión y prensa escrita nacional.
Leonardo Pandolfo



Comentarios (FB)
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *