Siguen Chávez y Giácone

El fútbol costarricense recibió la semana pasada dos grandes noticias, que retratan la madurez y profesionalismo de la dirigencia de dos de los clubes no tradicionales de nuestro campeonato.

Santos de Guápiles anunció que renovó el contrato con su director técnico Johnny Chávez, por cuatro años y días después, Pérez Zeledón hizo lo propio, informando que José Giácone continúa al frente de los guerreros del sur por dos temporadas completas más.

En otras palabras, don Johnny comandará el cuerpo técnico de los guapileños por ocho torneos cortos y don José, por cuatro, toda una revolución en un fútbol como el nuestro, donde la guillotina en los mandos técnicos está siempre afilada y lista para el corte de cabezas, en la mayoría de las ocasiones, con una inmadurez y un fanatismo de las respectivas dirigencias, dignas de mejor causa.

Incluso hemos “padecido” recientemente dos situaciones más que futbolísticas, diríamos que folclóricas, cuando dentro de un mismo campeonato, un técnico dirige a dos clubes: Paulo César Wanchope (Cartaginés-Herediano) y Walter Centeno (Grecia-Saprissa).

Santos y Pérez Zeledón, se han convertido en un dolor de cabeza para los cuatro llamados grandes de nuestro campeonato, sobre todo el Cartaginés, que ha tenido que “dar su campito” en la cuadrangular final a guapileños y guerreros. También en menor grado Herediano y la Liga.

Este par de intrusos avanzaron en sus respectivos atrevimientos futbolísticos a alcanzar el Santos, el subcampeonato de la Liga Concacaf y Pérez Zeledón el título de campeón nacional en el Apertura 2017.

Hoy los guerreros del sur, de nuevo se ubican entre los cuatro mejores equipos del campeonato y su técnico José Giácone, es reconocido como el de mejores números de todo el torneo.

Mientras, en las tiendas guapileñas, se enorgullecen de que en corto tiempo, exportaron directamente al fútbol europeo a cuatro de sus mejores talentos: Alexis Gamboa, Ian Smith, Wilmer Azofeifa y Pablo Arboine.

Estos éxitos, los títulos, la venta de talentos, el protagonismo de Santos y Pérez Zeledón se amparan en un  hecho que parece simple, pero que en nuestro fútbol no opera: se llama regularidad. Esta trae recompensa.

Toda una lección de profesionalismo, para clubes tradicionales y pequeños, acostumbrados a cambiar a sus entrenadores como pañuelos con las consecuencias negativas de sobra conocidas.

Gaetano Pandolfo Rímolo

Gaetano Pandolfo Rímolo

Periodista deportivo. A lo largo de sus 48 años de experiencia se ha ganado el respeto de todos gracias a sus polémicos pero acertados criterios.
Gaetano Pandolfo Rímolo

Latest posts by Gaetano Pandolfo Rímolo (see all)




 

Comentarios (FB)
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *